De Bowling a Farenheit

Michael Moore ha llegado (o siempre estuvo..) en un momento en el cual debemos poner más atencion a lo que ocurre a nuestro alrededor, posiblemente mañana la violencia toque a tu puerta sin que nadie la haya llamado, simplemente llegó!Bowling for Columbine habla de armas, violencia, miedo.Antes de ver “Farenheit 9/11” recomiendo “Bowling for Columbine”Ahora copio algunos textos encontrados en Internet

La teoría del miedo, de Michael Moore

Moore explica su teoría del miedo mediante un esquema y un estilo que se han convertido en un clásico: ningún aspecto es demasiado insignificante para ser afrontado, ninguna figura pública es demasiado sagrada para no ser cuestionada. En esta ocasión, su credo se expresa en una divertida y alegre secuencia animada: “En la escuela, la primera lección de historia empieza con estas palabras: ‘Los peregrinos fueron a América porque temían ser perseguidos’. Temor, miedo… ¿Y qué pasó luego? ‘Los peregrinos llegaron a América, temerosos y asustados, se encontraron a los indios y tuvieron miedo de ellos, así que los mataron; luego empezaron a tener miedo de sus paisanos, empezaron a ver brujas por todas partes y las quemaron; luego, hicieron la Revolución y ganaron, pero tenían miedo de que los ingleses volvieran. Entonces, alguien escribió la Segunda Enmienda, que dice: Conservad vuestras armas porque los ingleses podrían regresar. ¿Y qué pasó? ¡Los ingleses volvieron de verdad! Y ¿qué es lo peor que se le puede hacer a un paranoico? ¡Que sus miedos se conviertan en realidad!”. “Mientras, todos decían: ¡afortunadamente hemos conservado las armas! ¡Esa Segunda Enmienda ha estado muy bien!”. La forma en que Moore afronta la historia es muy divertida: en lugar de ofrecer un informe árido y seco de los hechos, piensa que el público será más receptivo si además suelta una carcajada.

“El miedo que sienten los americanos”, explica Moore, “se remonta a la época en que en este país vivía una población de esclavos que, en los 86 años transcurridos desde la Guerra de Independencia de 1776 a la Guerra Civil en 1861, se incrementó de forma desmedida, pasando de 700.000 a 4 millones de individuos. En algunas zonas del sur rural, los negros superaban a los blancos en una relación de 3 a 1; hubo revueltas, desórdenes y muchas cabezas de blancos cortadas. Los blancos estaban aterrorizados por la idea de que los negros pudieran obtener la libertad”. “Y así, en 1863”, sigue Moore, “Samuel Colt inventó el revólver (el arma de seis tiros). Hasta ese momento era imposible hacer más de un disparo a la vez. En los 10.000 años anteriores, siempre había sido necesario recargar todas las armas antes de hacer un segundo disparo. En cambio, el Colt era portátil y económico. Y así los blancos del Sur se armaron con lo que llamaron ‘El Pacificador’ y lograron mantener la esclavitud 25 años más”.

Pero en el colegio nadie ha enseñado la historia de esta forma. Sigue Moore: “Se equipó al ejército americano con estas armas que fueron utilizadas para exterminar a los indios en los cuarenta años siguientes; la estrategia seguida fue muy eficaz, ya que los indios sólo disponían de fusiles que había que volver a cargar después de cada disparo. Cuando el Sur perdió la guerra civil, los blancos empezaron a tener mucho miedo y por ello en 1865 algunos fundaron el Ku Klux Klan (KKK). En 1871, el KKK fue ilegalizado pero a los pocos meses fue fundada otra asociación, la Asociación Nacional del Rifle (National Rifle Association, NRA), cuyo objetivo era la difusión de armas exclusivamente entre blancos. Los negros no podían poseer armas, era ilegal. En los ochenta años siguientes, las armas fueron utilizadas para mantener en su sitio a los llamados negros libres y las cosas siguieron sin cambios hasta los años cincuenta, cuando la población de color se hartó definitivamente y se rebeló de una vez por todas. ¿Y qué hicieron los blancos? Corrieron aterrorizados a refugiarse en las zonas de la periferia de las ciudades, donde levantaron barrios residenciales. Una vez allí, compraron millones y millones de armas. Y éste es el resultado: gran parte de los 250 millones de pistolas y fusiles existentes en Estados Unidos son propiedad de los blancos que viven en barrios residenciales muy tranquilos y seguros, donde prácticamente no hay delincuencia. Y por esa razón, en Estados Unidos, la mayor parte de los crímenes ocurren en las casas, entre marido y mujer, entre novios, entre compañeros de trabajo.

Moore parece satisfecho de la teoría del miedo. “Hay algo especial en el cerebro humano. Nos gusta tener miedo, nos encantan las películas de terror, la fiesta de Halloween. Creo que todo esto se remonta a la prehistoria del hombre, a nuestro instinto primario de luchar y huir. Se trata del deseo, siempre vivo en nuestro interior, de estar siempre alerta, de modo que, cuando advertimos que hay un peligro, podemos huir y ponernos a salvo. Y precisamente aquí entra en juego una diferencia fundamental: asustarse en el cine es una cosa, ser manipulado por los medios de comunicación, por los programas de seudoperiodismo o por un presidente que te dice que existe un imperio del mal dispuesto a perseguirte por toda la tierra y a aplastarte es otra cosa completamente distinta”.

Blog de michael moore http://www.michaelmoore.com/words/diary/

Anuncios

Un pensamiento en “De Bowling a Farenheit

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s