Iniciando

Relájate, incluso ahora

Ahora mismo podrías relajarte. No es necesario esperar el fin de semana ni las vacaciones. Por lo general, la vida no es una emergencia aunque  la mayoría de nosotros vivamos cada hora de cada día como si lo fuese.
Sea lo que fuere que estés haciendo, sean cuales fueren los plazos contra los que estés luchando, relájate.

Con el frenesí y la ansiedad no consigues otra cosa que aumentar tu  presión arterial y quedar más expuesto a cometer errores. Seguro, hoy tienes montones de cosas por hacer, y la lista no deja de crecer. Así que toma una respiración profunda, relájate, y ponte a trabajar con paso firme y sostenido.

Relajarte no significa dejar de lado tu actividad. Prácticamente todo lo que puede ser hecho bajo un estado de ansiedad, puede hacerse de una manera mucho más efectiva en un estado de relajación. Entrar en una vorágine desesperada no te ayudará en lo más mínimo a terminar tus cosas. Estar enfocado, sí. Decide relajarte y así será. Sea lo que fuere que estés haciendo, relájate ahora mismo, y descubre así el verdadero placer de concretarlo.

Exitos

Anuncios