Einstein y sus cosas

Siempre me ha fascinado la rapidez mental que tiene algunos para dar la respuesta exacta y acertada, en el momento preciso, y uno de ellos es Albert Einstein, por eso aquí he recopilado de diferentes sitios de Internet algunas de las replicas mas conocidas del famoso físico.

-Un periodista y le pregunta a Einstein“¿Me puede Ud. explicar la Relatividad?” y Einstein le contesta “¿Me puede Ud. explicar cómo se fríe un huevo?”. El periodista lo mira extrañado y le contesta “Pues, sí, sí que puedo”, a lo cual Einstein replica “Bueno, pues hágalo, pero imaginando que yo no sé lo que es un huevo, ni una sartén, ni el aceite, ni el fuego”.

-Durante el Nazismo Einstein, a causa de ser judío, debió de soportar una guerra en su contra con el fin de desprestigiar sus investigaciones. Uno de estos intentos se dio cuando se compilaron las opiniones de 100 científicos que contradecían a las de Einstein, editadas en un libro llamado “Cien autores en contra de Einstein”. A esto Einstein respondió: “¿Por qué cien? si estaría errado haría falta solo uno”.

-En una conferencia que Einstein dio en el Colegio de Francia, el escritor francés Paul Valery le preguntó: Profesor Einstein, cuando tiene una idea original, ¿qué hace? ¿La anota en un cuaderno o en una hoja suelta? A lo que Einstein respondió: Cuando tengo una idea original no se me olvida.

-En una reunión social Marilyn Monroe se cruzó con Albert Einstein, ésta le sugirió lo siguiente: “Que dice profesor, deberíamos casarnos y tener un hijo juntos. ¿Se imagina un bebe con mi belleza y su inteligencia?”, Einstein muy seriamente le respondió: “Desafortunadamente temo que el experimento salga a la inversa y terminemos con un hijo con mi belleza y su inteligencia”.

y ahora…

Se cuenta que en los años 20 cuando Albert Einstein empezaba a ser conocido por su teoría de la relatividad, era con frecuencia solicitado por las universidades para dar conferencias. Dado que no le gustaba conducir y sin embargo el coche le resultaba muy cómodo para sus desplazamientos, contrató los servicios de un chofer.
Después de varios días de viaje, Einstein le comentó al chofer lo aburrido que era repetir lo mismo una y otra vez.
“Si quiere”, le dijo el chofer, “le puedo sustituir por una noche. He oído su conferencia tantas veces que la puedo recitar palabra por palabra.”
Einstein le tomó la palabra y antes de llegar al siguiente lugar, intercambiaron sus ropas y Einstein se puso al volante. Llegaron a la sala donde se iba a celebran la conferencia y como ninguno de los académicos presentes conocía a Einstein, no se descubrió el engaño.
El chofer expuso la conferencia que había oído a repetir tantas veces a Einstein. Al final, un profesor en la audiencia le hizo una pregunta. El chofer no tenía ni idea de cual podía ser la respuesta, sin embargo tuvo un golpe de inspiración y le contesto:
“La pregunta que me hace es tan sencilla que dejaré que mi chofer, que se encuentra al final de la sala, se la responda”.

La lluvia, la fe y la esperanza

Este mensaje me llego por email. si alguien sabe su autor pues me escribe pls.


Acompañé a mi esposa de compras al almacén la otra tarde y ya medio aburrido por la tardanza acostumbrada al fin terminó y nos retirábamos cuando en la puerta nos percatamos de que llovía a cántaros. Todos nos quedamos frente a la puerta, resguardados de la lluvia…

Esperábamos, algunos con paciencia, y otros irritados porque la naturaleza les estaba estropeando su prisa rutinaria.

De pronto escuchamos la voz de una niña que acompañaba a su mamá la cual era muy dulce, y rompió mi trance hipnótico con esta inocente frase: “Mamá, corramos a través de la lluvia”.

“¿Qué?”, dijo su mamá…

“Sí, mamá… Corramos a través de la lluvia”.

“No, mi amor… Esperemos a que pare la lluvia”, contestó la mamá pacientemente… La niña esperó otro minuto, y repitió: “Mamá, corramos a través de la lluvia”.

Y la mamá le dijo: “Pero si lo hacemos, nos empaparemos…” “No, mamá, no nos mojaremos. Eso no fue lo que le dijiste esta mañana a papá…” Tal fue la respuesta de la niña, mientras tiraba del brazo de su madre…

“¿Esta mañana? ¿Cuándo dije que podíamos correr a través de la lluvia, y no mojarnos?”

¿Ya no lo recuerdas? Cuando hablabas con papá acerca de su cáncer, le dijiste que si Dios nos hace pasar a través de esto, puede hacernos pasar a través de cualquier cosa”.

La mamá se detuvo a pensar por un momento acerca de lo que debería responder. Éste era un momento crucial en la vida de esta joven criatura, un momento en el que la inocencia y la confianza podían ser motivadas, de manera que algún día florecieran en una inquebrantable fe…

“Amor, tienes toda la razón. Corramos a través de la lluvia. Y si Dios permite que nos empapemos, puede ser que Él sepa que necesitamos una lavadita”. Y salieron corriendo…

Todos nos quedamos viéndolas, riéndonos mientras corrían por el estacionamiento, pisando todos los charcos. Por supuesto que se empaparon, pero no fueron las únicas…

Las siguieron unos cuantos que reían como niños mientras corrían hacia sus carros. Sí, es cierto, nosotros también corrimos. Y sí, también nos empapamos…

Seguramente, alguien pensó allá arriba que necesitábamos una lavadita.

Rumbo

El punto de destino al que vas a llegar depende del rumbo que adoptes. Aunque parezca obvio, demasiado a menudo queda en el olvido. A medida que vas tomando decisiones, esas que se toman a cada instante, vas definiendo el rumbo y muchas veces, lo haces olvidando aquella aparente obviedad.

El más sencillo o cómodo de los rumbos no suele ser el que lleva al más deseable de los destinos. Esto se debe a que para construir algo que realmente valga la pena y tenga valor se requiere esfuerzo, compromiso, sacrificio y animarse a abandonar la propia comodidad a la que nos hemos ido acostumbrando.

Imagina lo que sucedería si fueses a dar una vuelta en tu automóvil, y en cada esquina eligieses la calle de menos tránsito. Probablemente disfrutes de un paseo cómodo y placentero, pero te resultará realmente muy difícil llegar a un determinado sitio en particular.

Recorrer la vida funciona de una manera muy similar. Tomando siempre el camino más fácil, el más confortable, sería imposible llegar a un destino por tu propia elección. Las decisiones que vas adoptando son las que controlan la dirección en la que te vas moviendo. Y el rumbo que decidas mantener será el que determine el destino al que llegarás.

Para poder llegar a donde deseas ir aprovecha cada oportunidad que tengas, para moverte en la dirección que te llevará hasta allí.

Dario Nuñez Bisi

Los blogs crecen… La gente conversa

Los estudios lo confirman… cuales estudios? Pues no se! jajaja

Se dice que la cantidad de blogs en internet esta alrededor de 27 millones.!! Cada dia salen a la luz 80.000 nuevos blogs, lo cual es una cifra impresionante.

todo el mundo quiere tener un blog, una red social te permite tener un blog, los periodicos permiten un blog… quien no tenga un blog definitivamente no quiere. Pero los hechos indican que todo el mundo quiere tener uno!

Para que tener un blog? Creo que la gente esta buscando los medios para hacerse oir, para hablar, para conversar. Internet es una conversacion mundial.

Los blogs ya no son hecho por unicamente por usuarios aislados, sino que las empresas lo estan haciendo como parte de su estrategia de promocion, marketing o simplemente para tambien “hacerse oir” y estar en contacto con clientes y proveedores.