Rumbo

El punto de destino al que vas a llegar depende del rumbo que adoptes. Aunque parezca obvio, demasiado a menudo queda en el olvido. A medida que vas tomando decisiones, esas que se toman a cada instante, vas definiendo el rumbo y muchas veces, lo haces olvidando aquella aparente obviedad.

El más sencillo o cómodo de los rumbos no suele ser el que lleva al más deseable de los destinos. Esto se debe a que para construir algo que realmente valga la pena y tenga valor se requiere esfuerzo, compromiso, sacrificio y animarse a abandonar la propia comodidad a la que nos hemos ido acostumbrando.

Imagina lo que sucedería si fueses a dar una vuelta en tu automóvil, y en cada esquina eligieses la calle de menos tránsito. Probablemente disfrutes de un paseo cómodo y placentero, pero te resultará realmente muy difícil llegar a un determinado sitio en particular.

Recorrer la vida funciona de una manera muy similar. Tomando siempre el camino más fácil, el más confortable, sería imposible llegar a un destino por tu propia elección. Las decisiones que vas adoptando son las que controlan la dirección en la que te vas moviendo. Y el rumbo que decidas mantener será el que determine el destino al que llegarás.

Para poder llegar a donde deseas ir aprovecha cada oportunidad que tengas, para moverte en la dirección que te llevará hasta allí.

Dario Nuñez Bisi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s